Sin comer ni beber ¿se puede vivir? Ahmedabad si
 

Ahmedabad (no come ni bebe desde los 11 años)
Los habitantes de Ahmedabad, la capital de Gujarat, están de suerte. Prahlad Jani, o Matajee, para sus fieles, dejó por unos días la cueva donde vive, en un lugar remoto de la región, y se encuentra en la ciudad. Hoy ha bendecido a miles de personas que han venido a verle. Algunos le traían a un hijo para que lo sanara, otros sólo querían ser tocados por el hombre santo.A nosotros nos recibe por la noche en la residencia de su amigo V. Chaudhari, quien dice haber sido compañero de juegos de infancia del místico. Nuestro hombre aparece en escena con una velocidad y soltura increíbles para la edad que dice tener, 76 años. A un metro de distancia, viendo las profundas arrugas en su frente y su barba blanca, ya se percibe que es un hombre mayor, pero en forma. Al principio, Matajee no habla. Está sentado en una mecedora con las piernas cruzadas y la mirada perdida. Sólo reacciona para jugar con el niño pequeño de la casa, al que coge en brazos.Menos sus pulseras, pendientes y aro en la nariz, que son de oro, todo en él es rojo: su sari de seda, su collar de piedras preciosas, su tika o marca roja en la frente que indica su devoción religiosa, sus calcetines y zapatillas, el pintauñas que decora sus manos A simple vista llaman la atención dos cosas, el que vista un traje de mujer, imitando a la diosa que venera, y que sus ropas sean tan nuevas y espléndidas. Llega el traductor de gujarati y nos trasladamos a un dormitorio. Parece que corre en vez de caminar, tiene una agilidad extraordinaria. Se sienta en la cama y comienza la entrevista. No es la primera vez. Su historia ya viene precedida por la atención de publicaciones que, como Time, se han hecho eco de sus sorprendentes hazañas místicas.

Publicidad
anapixel
PREGUNTA.- Usted dice que hace muchos años que no come ni bebe.¿Por qué dejó de hacerlo?

RESPUESTA.- A los 11 años vi la figura de la diosa [se refiere a Durga, también llamada Matajee]. Me tocó la lengua [se toca la lengua con los dos dedos] y desde ese día no necesito comer ni beber.

P.- Una persona que no coma ni beba durante mucho tiempo, se muere. ¿Usted por qué sigue viviendo sin ingerir ningún alimento?

R.- La diosa me tocó la lengua. La energía me llega por aquí [se toca la cabeza].

La prueba comenzó el 12 de noviembre. Los médicos que le recluyeron durante 10 días en el Hospital Sterling bajo estricta vigilancia y control médico explican que aguantó sin comer y beber durante ese tiempo. Este hecho no les causa ninguna impresión. En India es común el ayuno prolongado entre los ermitaños o gurús. Lo que más les impresiona es que no haya orinado. «Se puede aguantar sin ingerir líquidos o sólidos, pero si una persona no expulsa orina durante tres días o más, sus riñones enferman», apunta el doctor Urman Dhruv, dietista y secretario de la Asociación de Médicos de Ahmadabad, un colectivo que actuó de testigo y parte en este experimento científico.
El doctor Dhruv explica que hallaron formación de orina, y que parece que fue absorbida por las paredes de su vejiga. «No encontramos ninguna explicación científica a este hecho, invitamos a especialistas de todo el mundo a que aporten su conocimiento», resalta el doctor Shah en su despacho del Hospital Sterling.
También encontraron pequeños restos de heces en su intestino grueso, pero, según ellos, pudo ser formada por las secreciones del aparato digestivo. Esto, que también es anormal desde el punto de vista médico, no les conduce a constatar que el gurú lleve décadas sin comer. «No apoyamos la teoría de que este hombre haya pasado 60 años sin comer ni beber. La única certeza que presentamos es el resultado de estos 10 días, y no encontramos explicación científica a cómo funciona su metabolismo».
Los doctores nos enseñan la habitación en donde lo recluyeron durante una semana, que fue extendida a 10 días por el buen estado físico y psíquico del paciente. Según explican, sellaron el cuarto de baño y le pidieron que no se duchara ni lavara para poder comprobar que no ingería ni expulsaba líquidos. Él accedió, sólo pidió un vaso de agua con el que enjuagarse la boca cada día.La cantidad de líquido se medía antes y después de la operación para estar seguros de que no se tragaba ni una gota.
Parece que al salir Matajee sólo había perdido un poco de peso, pero su buen estado de salud era digno de mención. A los siete días de encierro, después de hacerle los correspondientes análisis de sangre y pruebas rutinarias, le obligaron a subir seis pisos de escaleras para comprobar su forma física. Al llegar al último, le midieron las pulsaciones. Contaron sólo 55, una marca reservada a los mejores atletas, impensable para un señor de 76 años que ha pasado una semana de ayuno. Los médicos llegaron con 100 pulsaciones.
Un laboratorio de Nueva Delhi llamado DIPAS, y su director, el profesor Selwamurthy, están examinando ahora todas estas pruebas médicas y preparando un trabajo de investigación sobre Matajee.El estudio está en estos momentos parado por la enfermedad de uno de los investigadores.
A los doctores Dhruv y Shah sólo se les ocurren dos posibles hipótesis para explicar el metabolismo sobrenatural de este sadhu o santo. La primera, que sobreviva no de ingerir calorías, sino de absorber otra fuente de energía, como la solar. La segunda, que estas personas que pasan desde pequeños mucho tiempo dentro de una cueva, se acostumbran a ingerir aguas subterráneas con alto contenido en minerales, lo que puede constituir un aporte energético extra.
Sus vecinos del pueblo de Ambaji, el lugar más cercano a la cueva donde vive, y sus fieles en general, aseguran que hace muchos años que no come, y que vivirá así todos los años que quiera.Nosotros seguimos interesados en su vida.

P.- ¿Qué actividades hace en un día normal?

R.- Medito las 24 horas [su amigo añade que duerme entre tres y cuatro horas al día].

P.- ¿Por qué decidió llevar esta vida de meditación y soledad?

R.- A los cinco años dejé a mi familia, me escapé al bosque a buscar la salvación.

P.- ¿Sigue en contacto con su familia?

R.- Sí, tengo cinco hermanos y una hermana. No tengo amigos.

En estos momentos suena un teléfono móvil. Todos nos quedamos estupefactos cuando el gurú mete la mano dentro de sus vestimentas y saca un Nokia rojo brillante enfundado en un plástico con cremallera, último modelo en fundas para móviles. Mira hacia la pantalla, como si pudiese reconocer el número que llama, luego se lo acerca a la oreja y comienza a hablar. Cuando cuelga pregunto quién le ha llamado. «Es la gente que pregunta cuándo va a regresar al pueblo», dice su amigo-representante.

Me intereso sobre la cobertura de los móviles en las cuevas y la posibilidad de cargarlos, y me contesta que sólo lo usa cuando está en la capital, en su casa, y que todo el mundo tiene móviles hoy en día. De todas formas veo que sabe utilizarlo, no sólo recibe, sino que es capaz de llamar. Un gurú muy comunicativo.Para haber recomenzado a hablar, como él dice, hace poco tiempo, demuestra bastante soltura en su discurso telefónico.

P.- ¿Sigue viendo a la diosa Matajee?

R.- Sí, se me aparece tres o cuatro veces al mes, cuando medito.Me pide que formule un deseo, pero yo no pido nada [aquí su amigo le recuerda que estuvo en silencio muchos años, que lo cuente].Durante años no hablé, empecé a hablar de nuevo hace cinco años, porque me di cuenta de que mi lengua estaba menguando por falta de ejercicio.

P.- ¿Cree que tiene poderes especiales?

R.- Tengo una gran confianza en mí mismo, pero no poderes.

P.- ¿Cree que hay en el mundo otra gente como usted?

R.- Creo que sí, otro ser humano podría hacer lo que yo hago por medio de la meditación y el yoga.

Prahlad Jani sabe que hay muchos más como él. En la India es frecuente ver a hombres que dedican su vida a la completa meditación, o a peregrinar de templo en templo llevando una vida austera y completamente mística. Los que meditan y practican yoga durante horas, los yoguis, consiguen un nivel de abstracción equiparable al trance. Los jainistas, seguidores de una de las religiones más antiguas del mundo, son capaces de ayunar durante un mes o 45 días.
Hay muchos casos documentados. El más llamativo sucedió hace casi 10 años. Jain Muni Shri, un hombre de 64 años, ayunó 201 días, sólo tomando dos vasos de agua diarios. Los hombres sagrados o holy men, como nuestro entrevistado, son respetados y queridos.De ellos se dice que pueden hablar con los dioses, conocer sus deseos e incluso persuadirlos para hacer ciertas cosas. Deben de vivir de una forma muy simple, sin lujos ni dinero; deben dejarse crecer el pelo e ir descalzos si es posible. Casi nunca salen en los medios de comunicación. Su práctica es demasiado normal y conocida. Son miles los que existen en la India. Los que sí acaparan atención y atraen a devotos son algunos que se atribuyen poderes sanadores o milagros. Por todo el país hay algunas ONG que se ocupan de alertar contra estos estafadores y la falsedad y ánimo de lucro que les rodea.

PROFESIONAL POSANDO
Antes de la entrevista, el anfitrión de la casa anima al protagonista a que me enseñe el mini-templo instalado en su casa. Matajee me invita a sentarme a su lado mientras enciende incienso. Veo que, aparte de Durga, su diosa predilecta, están representados Shiva, Krishna y Kali. Es un altar muy nuevo y completo, donde abundan las figuras de bronce y escasean las estampas de papel.El gurú parece un profesional posando para las fotos.

P.- ¿Sabe quién gobierna la India, quién manda?

R.- No, no me interesa la política.

P.- ¿Sabe quién es Mahatma Gandhi? [nació en su misma región y murió cuando él era un niño].

R.- No sé lo que pasa en el mundo, yo sólo conozco el bosque.

P.- Pero cuando viene a esta casa duerme en esta cama [una cama de matrimonio, nueva y confortable]. ¿No prefiere dormir aquí que hacerlo en una cueva?

R.- Yo prefiero dormir en la cueva, pero no me importa hacerlo aquí.

La citada cama, en donde permanece sentado durante la entrevista, pertenece a su amigo Chaudhari. La habitación y, en general, la casa, denotan un nivel de vida bastante superior a la de un hindú de clase media-alta. Chaudhari es el presidente del Partido del Congreso de un distrito de Ahmedabad, el partido heredero de los legendarios Nehru y Gandhi.
Ahora esta formación política ejerce de oposición en el estado de Gujarat, un Estado que destaca por ser uno de los más integristas del subcontinente. Está prohibida la venta de alcohol. En el año 2002, en unas revueltas de origen étnico-religioso, grupos de hinduistas asesinaron a 2.000 musulmanes. La policía y los poderes públicos destacaron por su dejadez.
Para ser un político famoso y atraer votos, el candidato de Gujarat tiene que hacer campaña en los templos. Si sale en la foto acompañado de hombres santos, como Prahlad Jani, su popularidad sube. Chaudhari se muestra en todo momento muy solícito, incluso nos regala unas 25 fotografías de Prahlad cuando era joven, aparte de fotos carné del santo para llevar en la cartera.
No se queda ahí, sino que intenta aumentar su leyenda. Señalando a un chico minusválido dice que ahora anda, después de ser bendecido por su amigo el gurú. La entrevista continúa.

P.- ¿Qué piensa de toda la atención mediática que hay en torno a usted?

R.- No me interesa.

P.- Hay gente que piensa que toda su historia es inventada y que usted dice todo esto para sacar beneficio, para ganar dinero.¿Qué les contesta?

R.- Mucha gente viene a mí porque tiene miserias y penas. Me dan dinero, pero al final del día se lo entrego al templo o a los pobres [en este punto, le dice al traductor que se está haciendo tarde y que tiene cosas que hacer].

P.- Déjeme hacerle una última pregunta. ¿Cuál era su comida favorita, qué recuerda del sabor de la comida?

R.- No recuerdo nada, no sé lo que me gustaba.

ESCEPTICISMO CIENTIFICO
La comunidad científica tampoco parece muy entusiasmada por estudiar el metabolismo de Matajee. Según el director del hospital, ha recibido llamadas de médicos de Austria, pero de ningún país más. Para el doctor Dewan, del Max Healthcare, un prestigioso hospital privado de Nueva Delhi, el hecho de que un hombre no orine por varios días es algo sobrenatural, pero el hecho de que una asociación de médicos, como la de Ahmadabad, certifique un fenómeno parecido, no parece impresionarle. «Hoy en día cualquiera puede inscribirse en una asociación de éstas. Lo que se debería hacer es repetir estas pruebas de nuevo, con doctores de distintos hospitales».
Ni él ni cualquiera de los profesionales de la sanidad consultados piensan que sea posible que alguien pase 60 años sin comer ni beber, y consideran que es muy extraño que una persona no expulse orina en más de 72 horas. La mayoría, sin embargo, sí cree que es posible, por medio de la meditación, superar situaciones extremas, evitar o menguar el sufrimiento o el hambre.
Al acabar la última respuesta, el gurú se levanta, coge mis manos entre las suyas, se inclina en señal de saludo y se despide.Esta vez lleva su móvil en la mano. Son las 22.30 de la noche.Mañana regresa al pueblo en el coche de su amigo.
No está muy claro por cuánto tiempo se quedará en la cueva esta vez. Parece que tiene en mente hacer una gira por los pueblos vecinos, para repartir unas cuantas bendiciones. Las futuras pruebas médicas a las que se someta el ermitaño pueden ser muy reveladoras. Mientras, debe satisfacer la demanda de expectación levantada a su alrededor. Esperemos que le quede tiempo para continuar meditando. 

Fuente: www.mundozr.blogspot.com

 
  Hubieron 8021 visitantes (18037 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=